Vestidos de Novia para todos los gustos

Son tantas las emociones que hemos vivido en más de 10 años de experiencia en nuestra casa, que de un modo simpático hemos acordado hablar de nuestras novias.

Las novias son únicas con su estilo y personalidad; no obstante, algunas pistas son captadas cuando asisten a su cita.

Las novias naturales

Buscar el vestido de novia perfecto puede resultar un poco estresante porque la mayoría de familiares y amigos te dirán que debes tener un vestido tipo “Princesa”.

Pero, en realidad eres de las mujeres sencillas y naturales que desean sentirse cómodas, sin recargos y menos un lujoso vestido que no expresa su personalidad.

Así que debes tener el vestido de tus sueños para complacerte a ti misma; solo así podrás expresar toda tu identidad como mujer.

Acá, te presentamos unas opciones sencillas que de seguro te encantarán.

Novias románticas

 El amor es un tesoro para ti, y el vestido de novia tiene que ir acorde a una gran historia de amor y pasión; al mejor estilo del “Diario de una Pasión”.

Los vestidos ideales son aquellos con encajes, pedrería y una falda vaporosa que siempre entalle el cuerpo para mostrar su feminidad.

De nuestros modelos disponibles te presentamos estos vestidos de novia muy románticos.

 

Novias soñadoras.

Si eres de las que lleva planeando el día de su boda desde los 15 años; de seguro has visitado muchas web de novias.

Quieres un cuento de hadas con tu vestido de corte princesa, con escote palabra de honor y  cola.

Y así, estos modelos pueden ser tu vestido de novia soñado.

 

Novias Modernas.

Les gusta estar de la mano con las tendencias.

Su vestido ideal no tiene porque ser blanco, puede jugar con los tonos champagne, rosa viejo, crema.

La formas más atrevidas, creativas, con semi cola y mucho juego con la tela, para diseñar una vestido único.

 

Sin duda, hay más características para comentar y tratar de mostrar el mundo fascinante de las Bodas.

Las novias siempre enamoradas nos recuerdan que en la vida lo más importante es el amor.

Y…si te casas pronto, no dudes en solicitar tu cita

(y aprovechar la temporada de liquidación)

Solicita tu cita

 

Te gustó el artículo? Compártelo!

A %d blogueros les gusta esto: